¿Vierte Estados Unidos la basura en el océano?

Estudios recientes demuestran que Estados Unidos es el país que más botellas de agua arroja al océano. De hecho, los estudios demuestran que Estados Unidos contribuye con nada menos que 242 millones de toneladas de basura en el océano cada año.

Sin embargo, es innegable que los desechos del océano son una mezcla de basura de todo el mundo. La botella de agua puede ser de Los Ángeles, el contenedor de comida de Manila, las bolsas de plástico de Shanghai. La cantidad de basura que flota en el océano es demasiado para soportarla.

El ecosistema marino está ahora gravemente contaminado por la basura de plástico, que procede de diferentes países, la mayoría de ellos de Asia. 

Aunque es estupendo que los humanos intenten limpiar la mancha, la mayor parte de los esfuerzos deberían dirigirse a detener el flujo descontrolado de basura plástica en los océanos. 

¿Sigue la ciudad de Nueva York arrojando basura al océano?

Generando más de 14 millones de toneladas de basura al año, Nueva York gasta aproximadamente $2,3 mil millones en deshacerse de ella, a veces a 7.000 millas de distancia, en China.

Al ser la mayor ciudad del país más derrochador del mundo, no es de extrañar que Nueva York genere más basura que cualquier otra ciudad del mundo.

Como además es la ciudad más densa de Estados Unidos, sus calles estrechas y atestadas de tráfico hacen que la recogida de toda esa basura sea aún más difícil. Su ubicación tampoco ayuda mucho, al ser una gigantesca extensión urbana donde los espacios son limitados para contener su basura.

¿Cómo gestiona NYC sus residuos?

La ciudad de Nueva York cuenta con un complejo ecosistema de gestión de residuos que abarca dos agencias municipales y tres modos de transporte (camiones, trenes y barcazas). Con 1.668 camiones de recogida de la ciudad, otras 248 empresas privadas de transporte de residuos y una variada red de instalaciones temporales y permanentes que se extienden por medio mundo, intentan que todo funcione.

Su densidad de población se suma a la carga del problema. Aunque pueda parecer injusto echar toda la culpa a la ciudad de Nueva York, no se puede evitar considerarla el centro del problema. 

Breve historia de la gestión de residuos en Estados Unidos

Los problemas de gestión de residuos no son nada nuevo para Nueva York, ni para Estados Unidos en general. 

Allá por 1657, cuando Nueva York aún se llamaba Nueva Ámsterdam, los habitantes solían arrojar su basura, suciedad, cenizas e incluso animales muertos a la vía pública para gran molestia de la comunidad.

Hasta mediados de la década de 1900, la principal método de eliminación de sus residuos era simplemente arrojarla al océano. Hubo incluso una época en la que el 80% de la basura de Nueva York acababa en el mar.

Preguntas comunes sobre el vertido de basura en el océano por parte de EE.UU.

¿Cuándo dejó EE.UU. de verter basura en el océano?

Según algunos estudios, los Estados Unidos dejaron de vertiendo basura en el océano desde 1992. Esto fue en respuesta a lo que se llamó la Ley de Prohibición de Vertidos al Mar. Sin embargo, investigaciones recientes demuestran que una gran parte de las botellas de agua encontradas en el océano proceden de Estados Unidos. A día de hoy, se discute mucho si el país sigue o no dicha ley.

¿Los cruceros tiran la basura al mar?

Es una creencia generalizada que los cruceros se limitan a arrojar sus residuos al océano. Esto se debe a que están en constante movimiento, lo que hace que la gestión y eliminación de residuos sea un reto añadido a sus operaciones diarias. Sin embargo, no hay suficientes estudios que demuestren esta creencia.

¿Por qué vertemos plástico en el océano?

En realidad, no se trata de verter directamente el plástico y todos esos residuos en el océano. Hay varias cosas que causan la contaminación por plástico en nuestros océanos. Por un lado, la mayoría de nuestros residuos de plástico acaban en los vertederos. Como son tan ligeros, el viento puede arrastrarlos hasta los desagües. Desde allí, estos plásticos van a parar al océano.

Desde que el vídeo viral de una tortuga con una pajita en la boca circuló por las redes sociales, el llamamiento para acabar por completo con la producción y el uso del plástico se ha hecho más fuerte. 

También han surgido campañas y proyectos con el objetivo de ayudar a resolver el problema del cambio climático. Estas campañas pedían principalmente a la gente que buscara alternativas más ecológicas al plástico, ya que se considera que los residuos plásticos son una de las principales razones de su explosión. Por desgracia, no es tan fácil. 

Aunque probablemente pase algún tiempo antes de que veamos mejoras en la gestión y eliminación de los residuos plásticos, sería estupendo que los países de todo el mundo tomaran la iniciativa por el bien común. Estados Unidos, por ejemplo, tiene una gran influencia sobre otras naciones, por lo que debería tomar medidas para que todo el mundo las emule. A menos que un país dé un paso en serio para dejar de usar el plástico, los resultados y las mejoras son todavía demasiado improbables.

es_ESEspañol